La energía contagiosa de un nuevo Proyecto

20170223_095221

Conversando con mi socio en una reciente reunión en Panamá, no pudimos evitar tocar un tema central en nuestra actuación como agentes de cambio y consultores: que bien se siente iniciar un nuevo proyecto. Es una oportunidad de cambio, de movernos, de retarnos y por supuesto de volver ponernos a prueba (otro test).

Genera expectativas, cierta ansiedad y muchas horas de conversaciones para poder ir dándole forma a todo. Desde la primera reunión con el cliente, hasta los entregables finales y próximos pasos. Pero es mucho más que una propuesta.

En parte, las reuniones de toma y recolección de información se vuelven más interesantes, cada detalle cobra forma y abre la posibilidad de múltiples escenarios. Nos hace repensarnos, re-definir nuestros propios servicios y el alcance de nuestras propuestas. Cambiamos formatos y mutamos en conjunto con la naturaleza del negocio que abordamos y más aún con el sistema-cliente con el que interactuamos. Buscamos caminos, no soluciones. El cliente luego debe ayudarnos a transitar ese camino en conjunto. Y sólo juntos podremos dar pasos sólidos.

Los cafés de las reuniones saben diferentes, más consistentes, es como si la taza tomará vida y supiera que es sólo el primero de muchos cafés tocando el mismo tema. Significa pasear las ideas por los colaboradores y los consultores, significa retar las propuestas, significa retarte a ti mismo. A veces significa cambiar el servicio y encontrar en el grupo de consultores la llave maestra para dar el primer paso. A veces no es sencillo, pero si lo fuera NO NOS LLAMARÍAN.

Es cuestión de perspectivas, de posicionar nuevas ideas y de reformular un programa de cambio en la organización. Acercarse a la pizarra, gastar algunas hojas de papel en dibujos y de quedarse sin batería en las laptops y tablets (un par de veces). Se trata de medir comentarios y cruzar argumentos, de crear ideas centrales, una o dos, mientras vas conduciendo a una locación nueva para los talleres de teambuilding. Se trata también de ofrecer un diferencial, de salir de la esfera, de romper la caja y de ofrecer un servicio más estratégico y menos “apaga fuegos instantáneo”.

Se trata de revisar los mejores casos que hemos tenido en los últimos 10 años (una década), de revisar las metodologías trendy, de fusionar lo que sabemos con las herramientas que ahora tenemos, y de hacer el mix final con los colaboradores con que contamos (nuestro equipo).

Finalmente, lo más emocionante de un nuevo proyecto, es que nos da una vez más la oportunidad de evolucionar. Seguimos evolucionando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s